Read this article in English

Una disputa en la Diócesis de Perú amenaza con despertar secretos y patrones de liderazgo enterrados durante mucho tiempo no solo en una nación sino en toda la Iglesia Anglicana en América del Sur.

Hace unos meses me llamó la atención un creciente conflicto en la Catedral Anglicana del Buen Pastor en Lima, Perú. El Obispo Jorge Aguilar le revocó la licencia al rector de la congregación. Estaba claro que la relación entre el rector y el obispo se había roto, sobre todo por la decisión del Rector de no aceptar la vacunación contra el Covid, lo que le impidió abrir la Catedral para el culto público.

Algunos miembros preocupados de la congregación se reunieron con el obispo, pero fue en vano. Hubo un claro sentimiento de insatisfacción entre algunos miembros de la familia de la iglesia, no solo por el despido de su rector sino también por el manejo de otros asuntos en la diócesis. Sin embargo, el obispo se negó a reincorporarles a su pastor.

Obispo Jorge Aguilar (fuente)

En los días posteriores a la reunión se empezó a correr la voz sobre la historia del Obispo Aguilar y, en particular, lo que solo puede calificarse en tonos neutros como una historia compleja. El Obispo Aguilar, al parecer, había mantenido deliberadamente en secreto detalles en cuanto a su manejo de una relación anterior que, si se hubiera conocido más ampliamente, habría puesto en duda su ordenación, y mucho más su consagración. He pasado los últimos meses tratando de establecer los hechos y extraerlos de los muchos otros rumores con los que me he encontrado. Esto es lo que ahora sabemos:

En 1992 o en los meses previos a ese año, Jorge Luis Aguilar, que entonces era un sacerdote católico romano ordenado de poco más de 30 años, entabló una relación sexual con una mujer joven a la que identificaré como “E”. E tenía 17 años y quedó embarazada alrededor de agosto. Aguilar se casó con ella en una boda civil el 4 de diciembre de 1992 (consulte el certificado de divorcio a continuación para obtener evidencia de la fecha). Por esta época también fue laicizado. Se desconocen las circunstancias exactas de eso (ya sea que si renunció o fue despedido). Se me ha sugerido que el comportamiento de Aguilar equivalía a estupro, pero no puedo verificar esta afirmación, ya que no puedo establecer si la edad de consentimiento en Perú en ese momento era 17 o 18 años.

La historia retoma en 2002 cuando Aguilar comenzó a ser conocido en la Iglesia Anglicana del Perú. Aquellos familiarizados en este campo me dicen que era común que los sacerdotes católicos romanos buscaran transferir su ministerio a la Iglesia Anglicana, a menudo en circunstancias similares a las de Aguilar descritas anteriormente, aunque no con la misma gran discrepancia de edad. Una persona relató la historia de un obispo católico romano que envió a un sacerdote que deseaba casarse con una mujer animándole con las palabras “entonces únete a la Iglesia Anglicana porque son iguales a nosotros, excepto que puedes casarte”.

Lo peculiar de la situación de Aguilar es que apareció en 2002 con otra mujer, a la que llamaré “S” y que presentó como su esposa. S estaba embarazada en ese momento y su hijo fue bautizado en la Iglesia Anglicana del Perú.

En 2006, Aguilar fue recibido en la Comunión Anglicana con el oficio de presbítero por el entonces Obispo de Perú, William Godfrey, en lo que me ha sido descrito como una “ceremonia secreta”. Testigos han afirmado que el comité de ordenación de la época sabía del matrimonio de Aguilar e “incluso sabía que la hija de Jorge Aguilar [del matrimonio] tenía una discapacidad mental”. No he podido verificar esta última afirmación.

Lo que sí sabemos es que, en 2006, por la época de su recepción, Aguilar contrajo un segundo matrimonio bígamo con S. En esta etapa parece que Aguilar violó la ley a sabiendas, registrando su estado civil como “soltero”. A continuación, se reproduce el certificado de matrimonio con la identidad de S eliminada:

Es útil resumir los hechos establecidos hasta este punto en la línea de tiempo:

  • Aguilar se casó en diciembre de 1992 con E, con quien tuvo una hija, la cual fue concebida cuando él aún era un sacerdote CR antes del matrimonio.
  • Aguilar fue recibido como presbítero en la Iglesia Anglicana del Perú en 2006, habiendo presentado durante 4 años a una mujer, S, como su esposa, cuando aún estaba casado con E. Tuvieron varios hijos, al menos uno de los cuales fue bautizado en la Iglesia Anglicana del Perú.
  • Casi al mismo tiempo que fue recibido, Aguilar contrajo matrimonio civil bígamo inválido con S, haciendo una declaración falsa a sabiendas en el certificado de matrimonio

Esos son los hechos. Lo que sabían el obispo o el comité de ordenación, y mucho menos lo que llevó a Aguilar a casarse con S por esa misma época, son cosas que no se pueden determinar.

En 2010, Aguilar fue considerado para el cargo de obispo sufragáneo en la diócesis. De acuerdo con los cánones, se formó un comité evaluador para considerar a los candidatos. Había cuatro miembros del comité (incluido Allen Hill, el yerno del entonces obispo William Godfrey) apoyados por una secretaria. Un miembro del comité informa que solo se les informó unos días antes de la reunión que Aguilar tenía una hija que, en ese momento, se pensaba que había nacido fuera del matrimonio. Nuestra fuente no sabía en ese momento que Aguilar estaba casado con E. Aguilar admitió la existencia de una hija, pero no proporcionó más información al comité evaluador y no les informó sobre su matrimonio con E. El comité le preguntó si él había tenido una boda por la iglesia con S, a lo que se informa que Aguilar respondió “Estoy por casarme”, alegando que el costo de dicha boda le había impedido hasta ese momento poder realizarla. Sobre la base de que no había cumplido con los requisitos básicos esperados de comportamiento, el comité se negó a aprobar su candidatura.

Inicialmente, se informa que Hill se opuso a la consagración de Aguilar. Nuestra fuente luego afirma que “Godfrey vino a la reunión y se puso furioso”, después de lo cual Hill cambió su posición. Sin embargo, Aguilar retiró su candidatura y procedió a celebrar una “boda por la iglesia” el 28 de agosto de 2010.

En algún momento de los años siguientes se cambiaron los cánones de la diócesis (quizás anticipándose a que la diócesis se convirtiera en una provincia por derecho propio) para que el comité evaluador ya no existiera. Los nombramientos para obispos sufragáneos ahora se hacían sobre la base de una nominación del obispo diocesano y se pedía al clero que aprobara a los candidatos por simple votación.

En 2014, Godfrey una vez más nominó a Aguilar como candidato para ser uno de los tres nuevos obispos sufragáneos.Aguilar fue entrevistado por el clero antes de su voto sobre el asunto. Se planteó la cuestión de su hija con E y varios de los presentes, algunos al enterarse del hecho por primera vez, no apoyaron su candidatura. Sin embargo, a instancias del obispo Godfrey, fue aprobado. Una vez más, Aguilar no hizo ninguna mención pública de su matrimonio en curso con E.

A fines de 2014, Aguilar se divorció de E:

Luego fue consagrado como “obispo misionero” junto con otros dos obispos en julio de 2015

Al parecer, todos estos hechos comenzaron a circular en marzo de 2022 a raíz de la disputa en la Catedral de Lima. Cuando se plantearon estos asuntos a las autoridades diocesanas y provinciales, la respuesta fue consistente: Aguilar se había arrepentido de sus pecados, se había lidiado con ellos y todos debíamos proceder según el principio de la gracia. También se apeló a la autoridad de la Cámara de Obispos de América del Sur. En una carta abierta enviada a Aguilar a fines de marzo de 2022, los obispos escriben: “Cómo Cámara de Obispos somos conscientes de tu camino ministerial y familiar” y continúan expresando su apoyo, describiendo las acusaciones continuas como “difamatorias”.

Powered By EmbedPress

¿Compasión o encubrimiento?

He hablado con algunas personas de Perú que argumentan que no ha habido un claro arrepentimiento público por parte de Aguilar, y ciertamente ninguna señal obvia de que haya asumido toda la responsabilidad por E y la hija de ambos. Existe una gran preocupación de que el exobispo Godfrey parece haber aceptado en el ministerio ordenado y luego nominó para su ascenso, a un hombre que en cada etapa del proceso había ocultado información importante sobre pecados graves de su pasado y solo buscaba rectificar la situación cuando estaba bajo presión para hacerlo y solo en la medida en que su pecado había sido expuesto. Estas personas sugieren que los miembros de la Cámara de Obispos, en lugar de admitir una falla grave en el pasado, se han unido para proteger su propia reputación en lugar de lidiar con sus propios errores pasados. Otros han preguntado cómo alguien de quien se ha demostrado que mintió repetidamente y ocultó información clave puede continuar en su papel de liderazgo espiritual, y mucho menos ser considerado como el próximo Primado de América del Sur.

A principios de 2022, el exprimado del Cono Sur, el arzobispo Gregory Venables, fue nombrado rector interino de la Catedral. Venables llevó a cabo su ministerio de forma remota desde Paraguay, afirmando que había recibido consejo médico de no viajar. El domingo 27 de marzo al final del culto en línea de la iglesia, después de haber predicado sobre la parábola del hijo pródigo, Venables habló con severidad a la congregación, incluyendo lo siguiente:

Let me say very clearly too… that when Bishop Jorge was received into the Anglican Communion we were fully cognisant of his history and his life. He was received and supported fully and is still today supported fully by the house of bishops.
If you want to begin pointing the finger at any member of the church, and particularly at the episcopacy, let me invite you: begin with me!

Permítanme decir muy claramente también… que cuando el obispo Jorge fue recibido en la Comunión Anglicana éramos plenamente conscientes de su historia y su vida. Fue recibido y plenamente apoyado y todavía lo es hoy por la Cámara de Obispos.

Si quieren empezar a señalar con el dedo a cualquier miembro de la iglesia, y en particular al episcopado, permítanme invitarlos: ¡empiecen conmigo!

Me puse en contacto con el Obispo Gregory Venables y le pregunté, dado que la Cámara de Obispos era “plenamente consciente de su historia y su vida”, por qué consideraron apropiado recibir en el ministerio ordenado a un hombre que al momento en que fue recibido:

  • No vivía con su esposa ni había revelado su existencia
  • Había presentado a otra mujer que no era su esposa como tal 
  • Solo contrajo matrimonio civil (bígamo) con la segunda mujer al momento de su ordenación

Venables nos derivó al Primado actual, Nick Drayson, quien me dijo,

I was not in the house of bishops at the time of Bishop Jorge’s reception, and I know this was handled principally by the relevant authorities in the Anglican Diocese of Peru who would have consulted regarding any unusual issues with the house of bishops at that time. As I understand it, there was no attempt either to conceal the facts of Bishop Jorge’s family life, nor to justify them. However “clear facts” have a way of colliding with administrative hold ups, and there is no doubt that the Diocese had to accept a degree of irregularity whilst this was sorted out.

I do not believe the Province or the Diocese colluded in anything improper, nor that Bishop Jorge acted improperly in his bid to normalize his married status.

Yo no era parte de la Cámara de Obispos al momento de la recepción del Obispo Jorge, y sé que esto fue manejado principalmente por las autoridades correspondientes de la Diócesis Anglicana de Perú, quienes habrían consultado sobre cualquier problema inusual con la Cámara de Obispos en ese momento. Según tengo entendido, no hubo ningún intento ni de ocultar los hechos de la vida familiar del Obispo Jorge, ni de justificarlos. Sin embargo, los “hechos claros” chocan de alguna manera con los retrasos administrativos, y no hay duda de que la Diócesis tuvo que aceptar un grado de irregularidad mientras esto se solucionaba.

No creo que la Provincia o la Diócesis se hayan confabulado en algo impropio, ni que el Obispo Jorge haya actuado indebidamente en su intento de normalizar su estado civil.

Le pregunté al Arzobispo Drayson a modo de seguimiento,

¿Puedo confirmar que la posición de usted en el siguiente cronograma establecido de que:

  • El Obispo Jorge se casa con E en 1992
  • El Obispo Jorge presenta a S (con quien tuvo hijos) en la Iglesia Anglicana del Perú como su esposa a partir de 2002 
  • El Obispo Jorge contrae matrimonio civil con S en 2006, por la época en que fue recibido como presbítero
  • El Obispo Jorge se divorcia de E en 2014 cuando se anunció su nombramiento como sufragáneo (ocho años después de haberse casado con S y al menos 12 años después de haber presentado a S como su esposa)

trata enteramente de que el Obispo Jorge “no actúa de manera impropia” y que estos son simplemente “retrasos administrativos”?

Hasta el momento de la publicación no he recibido respuesta.

A la congregación de la Catedral de Lima se le dijo en una carta del Primado en abril que desafiar la recepción y consagración de Aguilar de esta manera era negar el principio de la gracia que se encuentra en el corazón del evangelio. Señalan “su arrepentimiento y reconocimiento de esto”. También hay un claro llamado a respetar la autoridad de los obispos (lo que se repite en otra carta pastoral enviada en mayo por un grupo del clero de alto nivel).

Powered By EmbedPress

Algunas personas en Perú han sugerido que el comportamiento de Aguilar al momento de su recepción y luego de 2 rondas de nominación para obispo no indica una actitud de arrepentimiento proactivo sino un patrón repetido de reacciones a fin de acomodar la situación de sus dificultades pasadas. Rechazan la acusación de que están dejando de lado el principio de la gracia y afirman que la disputa trata acerca de la aceptación y promoción en el ministerio de un hombre cuyo comportamiento recurrente no demuestra un arrepentimiento sincero sino un patrón de tratar con indiscreciones pasadas solo cuando estas quedan expuestas. Alegan de que en más de una ocasión solo actuó cuando no hacerlo perjudicaba su avance hacia su recepción o consagración. Cuestionan cómo un hombre así (habiendo mentido en repetidas ocasiones) debería haber recibido un cargo eclesiástico, especialmente si la Cámara de Obispos, según Venables, “era plenamente consciente de su historia y su vida” en ese momento.

Un presbítero familiarizado con la escena local nos dijo que esto era algo muy común y agregó:

La restauración es un concepto teológico muy importante y significativo para las iglesias en muchas zonas, incluyendo América Latina.

Ser perdonado y reconciliado con Dios debe ir acompañado de una completa restauración de la parte ofendida.

davidould.net no ha encontrado evidencia de que Aguilar haya “plenamente restaurado” a E. Se desconoce el estado de su relación con la hija que tiene con E.

Sin duda la deliberación en la Diócesis del Perú y más allá de sus fronteras no ha terminado.

También invité al Obispo Aguilar a comentar.

fuente de la imagen publicada: Diócesis de Worcester

Leave a Reply

4 comments on ““Plenamente Apoyado” – El Obispo Bígamo de Perú

  1. I find this article damning by suggestion and a combination of incomplete information as well as lacking in understanding. I wish the author had both conducted more research as well as contacting people who know both Peru and the situation there. It is now “out there” and not helping a hugely complex and difficult pastoral situation.

    • Ian, you know this is very factual and nothing but the truth, written and verified with all the legal document. Shame on you. Same on still protecting this bigamist bishop. Many other religious leaders I have spoken with are not in agreement with you or any of you good old boy network.

Leave a Comment - but please pay careful attention to the house rules